Carta a una dama

Esta carta es viejísima, pero anda que no causó furor en mis años de BUP.

 

Estimada señorita:

 

Son de tal magnitud mis deseos de for-

malizar mis relaciones con usted, que gozo en comu-

nicarla a todas las horas del día que daría mi po-

bre corazón, perturbado por una joven tan be-

lla, por dar gusto a mis grandes y poderoso co-

nocimientos que se ven atravesados por agui-

jones. He sido informado de que es usted tan pu-

ra así como amable, modesta, simpática y boni-

ta, que espero que no oponga resistencia a mi na-

tural carisma, ni gallarda presencia, y mi gar-

bo, que es capaz de destrozar el más fuerte co-

razón, y que sienta tan sólo un mínimo cari-

ño. Esperando a unirnos sentimentalmente y pre-

ferentemente sin mas demora, permítame acompa-

ñarla a la hora y sitio que usted tenga por gusto.

 

Un admirador.

¿Qué? ¿Nada raro? ¿Y si probáis a leer las líneas impares? Jeje.

~ por jarkendia en 17-noviembre-07.

Una respuesta to “Carta a una dama”

  1. ¡Hay, esas cartas con estilo de antaño! x_D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: